Los 27 países de la Unión Europea eligen a sus representantes en Bruselas para un periodo de cinco años, donde la derecha se está llevando la victoria en la mayoría de los comicios.

Este domingo se celebraron a lo largo de todo el continente europeo elecciones para elegir los representantes de cada país de la Unión Europea para el Parlamento Europeo, un órgano legislativo que ha acumulado un enorme poder en los últimos años por sobre los parlamentos de cada país.

De esta manera, los 27 países miembros eligen por sistema representativo a los 720 europarlamentarios que formarán parte de los debates de los próximos 5 años, acerca de custiones comerciales, regulatorias, sanitarias, y hasta militares para toda la Unión Europea.

La jornada resultó en un masivo triunfo de la derecha a lo largo de todo el Viejo Continente. El mayor batacazo lo dio el partido de Marine Le Pen en Francia, pero también hubo victorias en Alemania, Italia, Finlandia, Grecia, Austria, Croacia, Hungría, y Bulgaria.

Con estos resultados, los dos bloques de derecha en el Parlamento Europeo, quedarían con, aproximadamente, 74 diputados para el grupo Reformistas y Conservadores (ECR) y 89 para el grupo Identidad Democrática (ID), por lo que juntos forman un interbloque que supera a los centristas de Renovación (Renew) y a los socialistas de S&D, justo por debajo de los centroderechista del grupo de Partidos Populares (EPP).

Francia

En Francia, el partido de Le Pen, Agrupación Nacional, actualmente encabezado por Jordan Bardella, se llevó más del 35% de los votos, duplicando en sufragios al partido centrista del presidente Emmanuel Macron y al Partido Socialista.

De esta manera, de los 81 eurodiputados que se eligen en Francia, 36 se los lleva Le Pen y 5 se los lleva Éric Zemmour, cuyo partido derechista también compitió en las elecciones y obtuvo aproximadamente el 5% de los votos.

Alemania

En Alemania ocurrió lo inesperado, y el partido de derecha Alternativa (AfD), quedó en segundo lugar con el 16% de los votos, completando el podio del histórico partido conservador cristiano CDU, liderado por Angela Merkel, que se ubicó en primer lugar con el 30% de los votos.

Hungría

Entre los resultados más esperados estuvo el de Viktor Orbán en Hungría. El partido Fidesz, que gobierna hace 15 años, ganó las elecciones cómodamente con el 44% de los votos, revalidando su gobierno de derecha y consolidándose como uno de los partidos más importantes del bloque conservador de la Unión Europea.

Austria

En Austria se dio otro de los resultados más sorpresivos, ya que el derechista FPÖ se consolidó en el primer puesto con el 27% de los votos, mientras que el centroderechista ÖVP se ubicó en segundo lugar con el 23,5%; relegando a la izquierda al tercer y cuarto puesto.

España

En España la situación resultó un poco más compleja. Si bien el derechista VOX quedó en tercer puesto con el 10,5% de los votos, el centroderechista Partido Popular (PP), que hizo una campaña más conservadora para ganarse el voto de VOX, quedó en primer puesto con el 34,5% de los votos.

El partido de Pedro Sánchez, el PSOE, quedó en segundo lugar y no pudo llegar ni al 29% de los votos. Por su parte, los izquierdistas Sumar y Podemos, sacaron 6,3% y 4,2% respectivamente.

Sorprendió el partido Se Acabó La Fiesta (SALF), del ex Ciudadanos Alvise Pérez, quien con una plataforma libertaria y anticorrupción, cosechó casi el 5% de los votos, todos votos que si no probablemente hubieran ido a VOX.

Italia

En Italia, el partido de la primera ministra Giorgia Meloni consiguió una victoria histórica, entre 25 y 28% según los boca de urna. Fratelli había sacado menos de 7 puntos en las elecciones de hace cuatro años.

La derecha también obtuvo entre 8,5 y 10% para el centroderechista Forza Italia, y entre 8 y 10% para el derechista Lega. Por su parte, el socialismo no llega a los 25 puntos y el comunista M5S no llega a los 15.