Ante el incremento de casos de hepatitis A en Medellín, la Secretaría de Salud del departamento declaró alerta epidemiológica. Según explicó, la titular del ente, Natalia López, la incidencia de este padecimiento creció un 230% en 2024, en comparación con abril del año anterior. En lo que va del año, se confirmaron 431 casos en Medellín, de los cuales 33% requirieron de hospitalización.

«Estamos haciendo una alerta para que toda la ciudadanía tome medidas de precaución». De esta forma, López exhortó a la población a vacunar a los menores de 13 años en los centros de salud. Detalló, la vacuna de hepatitis A está disponible para este sector poblacional como parte de la ampliación de inmunizaciones de la Secretaría de Salud, en las IPS básicas y 72 puntos de inmunización del distrito. Sin embargo, informó, los adultos y jóvenes deberán adquirir la vacuna a través de particulares. Pese a que este sector poblacional registra la mayor cantidad de casos en consecuencia de la falta de vacunación.

Aunado a ello, López señaló que es de suma importante mantener una higiene rigurosa, especialmente en cuanto al lavado de manos. Pues el principal mecanismo de transmisión de la hepatitis A es a través del agua, alimentos y objetos contaminados con el virus que entran en contacto con la boca. Razón por la cual, las condiciones higiénicas y sanitarias inadecuadas incrementan el riesgo de transmisión de esta enfermedad.

La hepatitis A es una infección que ataca el hígado, puede provocar ictericia, fiebre, dolor abdominal y obscurecimiento de la orina», informó López.

Si bien, la titular de la Secretaría de Salud no ahondó en información general sobre la enfermedad, destacó los síntomas de la misma. Junto con lo cual hizo un llamado a acudir a unidades médicas en caso de presentar uno o más de estos signos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la hepatitis A es una inflamación del hígado provocada por el virus VHA. A diferencia de las variantes B y C, la hepatitis A no causa hepatopatía crónica, pero puede derivar en síntomas debilitantes y en algunos cuadros en insuficiencia hepática aguda. La mortalidad de esta enfermedad es baja, pues solo representa el 0.5% de los fallecimientos asociados con hepatitis vírica.

A su vez, el organismo indica, el período de incubación es de entre 14 y 28 días. Tras este tiempo se pueden presentarse diversos síntomas moderados y graves. Entre los que se encuentran: fiebre, malestar general, pérdida de apetito, diarrea, náuseas, molestia abdominal y coloración amarilla de ojos y piel (ictericia).

Usualmente, los adultos presentan mayores indicios de la enfermedad que los niños. Incluso la OMS afirma, con la edad aumentan los riesgos de gravedad y mortalidad de la hepatitis A. Por lo cual, las personas más vulnerables ante a esta enfermedad son aquellas que carecen de vacunación o padecieron de esta enfermedad anteriormente.