Barco de la Guardia Costera de los Estados Unidos llega a Sudamérica en una visita programada. Amarrará en el puerto uruguayo de Montevideo y realizará diversas misiones en el Océano Atlántico.

Se trata del Cutter James, un buque que pertenece a la USCG (Guardia Costera de los Estados Unidos), el cual tiene 127 metros de eslora y cuenta con una tripulación de ambos sexos de 150 personas.

La información fue brindada por la Embajada del país del norte de América en Uruguay, destacando que la embarcación se encuentra abocada a realizar diversas acciones en el Océano Atlántico, a raíz del acuerdo entre la United States Coast Guard –una de las seis ramas que forman las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos- con varios países del hemisferio sur.

El objetivo principal es contrarrestar actividades marítimas ilegales y promover la aplicación de las leyes del mar en toda la región sudamericana.

Del mismo modo, la presencia en las aguas atlánticas se dirige a las asociaciones entre los Estados Unidos y los países sudamericanos, aumentando las acciones conjuntas para combatir la Pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada, algo por lo que se multiplican los esfuerzos en todo el mundo, como hemos citado en numerosas ocasiones.

El “Cutter James” será el segundo barco de sus características que llega al puerto montevideano, tras la visita del “Cutter Stone”, un barco de similares características que recaló en Uruguay en los años 2021 y 2023.

Habitualmente las acciones que desarrolla el gobierno de Joe Biden con estos tipos de buques, están afectadas a operaciones contra el narcotráfico, aunque su multiplicidad de tareas puede incluso involucrarse en acciones sobre la pesca ilegal cómo será en esta ocasión.

Como hemos citado no es la primera vez que la fuerza norteamericana llega con este tipo de buques y con acciones sobre la pesca. Ya lo hizo en otras dos ocasiones donde además de participar en actividades contra la pesca INDNR, se abocó a temas de seguridad portuaria y asegurar movimientos en puertos de la región.

Por el momento no se consignó, ni se tiene registro, que el “Cutter James” podría recalar en algún puerto argentino, pero sí que realizará un “peinado” en las aguas de la Zona Económica Exclusiva de la Argentina, incluso pudiendo llegar hasta el límite de la milla 200.

La Embajada americana en el Uruguay sí informó de modo oficial que “la tripulación del Buque Cutter James de la Guardia Costera de los Estados Unidos (WMSL 754) llegará el viernes 26 de abril a Montevideo, Uruguay, para una visita programada al puerto.”

“El Cutter James está llevando a cabo múltiples misiones en el Océano Atlántico Sur, ejerciendo la asociación de la Guardia Costera de los Estados Unidos con distintas naciones anfitrionas para contrarrestar la actividad marítima ilícita y promover la aplicación de la ley marítima en toda la región. El despliegue del Buque Cutter James se centra en desarrollar asociaciones y aumentar la interoperabilidad de los Estados Unidos con las naciones sudamericanas para contrarrestar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR)”, señalaron desde su sitio oficial.

“En 2021 y 2023, el Cutter Stone de la Guardia Costera de los Estados Unidos (WMSL 758) visitó Montevideo en misiones similares, para abordar la seguridad portuaria y las amenazas planteadas por la pesca INDNR, y para ayudar a facilitar el comercio marítimo y los viajes legales y seguros.”

Expresaron también en su publicación que “James es un Cortador Nacional de Seguridad (NSC) de 418 pies de longitud con una tripulación total de 150 mujeres y hombres. Las misiones principales del cortador son operaciones contra el narcotráfico y la preparación defensiva en apoyo de las operaciones de la Guardia Costera de los Estados Unidos. Los NSC están bajo el mando del Área del Atlántico de la Guardia Costera de los Estados Unidos. Con sede en Portsmouth, Virginia, el Área del Atlántico de la Guardia Costera de los Estados Unidos supervisa todas las operaciones de la Guardia Costera al este de las Montañas Rocosas hasta el Golfo Pérsico. Además de las operaciones de aumento, el Área del Atlántico también asigna barcos para trabajar con comandos asociados y desplegarse en el Caribe y el Pacífico Oriental para combatir el crimen organizado transnacional y la actividad marítima ilícita.”