Durante la última década, el diagnóstico de cáncer de estómago en Estados Unidos ha disminuido cerca de 1.5% anualmente. Sin embargo, Anaum Maqsood, oncóloga médica gastrointestinal de Hospital Houston Methodist, advierte que este tipo de cáncer es cada vez más recurrente entre pacientes jóvenes. Además, este, tiene una de las tasas de incidencia de crecimiento más acelerado entre todos los cánceres de inicio temprano, señala.

Según información a la que NotiPress tuvo acceso, a nivel global, se diagnostican cerca de 27 mil nuevos casos de cáncer de estómago y más de 11 mil personas mueren a causa de la misma. Ante ello, Masqood resalta la importancia de cuestionar los síntomas gastrointestinales y conocer los factores de riesgo del cáncer de estómago.

La especialista refiere, un estudio de Houston Methodist identificó que el aumento de casos de cáncer de estómago podría estar asociado a tendencias sociales, como la ingesta de alimentos procesados, sedentarismo y acceso deficiente a frutas y verduras. Tomando en cuenta ello, Masqood comparte información sobre los síntomas y factores de riesgo, y realiza una serie de recomendaciones para propiciar a detección temprana del cáncer de estómago.

Si bien, en etapas tempranas el cáncer de estómago rara vez causa síntomas, algunos signos sutiles pueden permitir diagnosticar este a tiempo y mejorar las probabilidades de que sea tratable. Algunos de los síntomas de este cáncer son, hinchazón después de comer, sangre en las heces, diarrea, indigestión, pérdida de apetito, náuseas o vómitos, dolor abdominal, sensación de comida atascada en la garganta y debilidad. Siendo que estos también son indicadores de otras afecciones, Masqood sugiere acudir con un especialista en caso de presentar diversos síntomas. Pues el acompañamiento médico marcará la diferencia entre obtener una cura potencial o desarrollar una enfermedad potencialmente mortal.

Por otra parte, la experta señala, una gran cantidad de factores de riego para cáncer pueden ser controladas, aún más si se cuenta con acompañamiento médico. Los principales factores de riesgo de esta enfermedad son: el consumo recurrente de alimentos salados, ahumados y ricos en nitratos y nitritos, alcohol o tabaco y la presencia de enfermedades crónico degenerativas. En contraparte, algunos factores fuera de control de los pacientes son la genética o el desarrollo de algunos tipos de infecciones que pueden desembocar en cáncer.

Al respecto, Masqood detalla, algunas formas de cáncer son genéticas, por lo que algunos cambios en el ADN pueden derivar en la transmisión de esta enfermedad de generación a generación. Una de las mutaciones vinculada al cáncer gástrico es el síndrome de Lynch, el cual también se asocia con cáncer de mama y colon. A su vez, la especialista refiere, la infección bacteriana Helicobacter pylori, la cual puede contraerse por el consumo de agua o alimentos contaminados, puede aumentar la probabilidad de desarrollar cáncer.

En cuanto a la detección de este tipo de cáncer, Masqood explica, no existe una prueba de detección para la población en general. Sin embargo, los pacientes con factores de riesgo tienen más opciones de detección. Pese a ello, reducir las probabilidades de desarrollar cáncer es posible a través de evaluaciones de riesgos, mejorar la nutrición y hábitos alimenticios, realizar exámenes genéticos y mantener una vigilancia continúa.