El presidente de Chile, Gabriel Boric, confirmó el envío de una nota de protesta a Argentina en respuesta a las declaraciones de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich. Bullrich había indicado la presencia de miembros de Hezbollah en Iquique, una afirmación que el gobierno chileno considera infundada y potencialmente perjudicial para la imagen del país en el contexto internacional.

Durante una entrevista con radio María Reina de Calama, Boric subrayó la importancia de la responsabilidad en las declaraciones oficiales. «Es tremendamente importante que las autoridades sean responsables en sus declaraciones y afirmaciones», insistió Boric, haciendo hincapié en que las acusaciones deben estar respaldadas por evidencias concretas para ser consideradas creíbles». «Si tiene antecedentes serios, que los entregue», refirió el mandatario chileno.

«Chile no ampara a ningún grupo terrorista ni en su territorio ni fuera de el», expresó Boric

La ministra del Interior y Seguridad Pública de Chile, Carolina Tohá, también intervino para desmentir las acusaciones, reafirmando que Chile no ampara actividades terroristas en su territorio. «Chile no ampara a ningún grupo terrorista, ni en su territorio ni fuera, y todos quienes cometen actos delictuales en nuestro territorio van a ser perseguidos», declaró Tohá, destacando la firmeza del gobierno chileno en la persecución de cualquier actividad ilegal.

Por su parte, el presidente chileno exigió a Bullrich que, de tener pruebas firmes, las presente adecuadamente a través de canales diplomáticos formales y no mediante declaraciones apresuradas a la prensa. Esta solicitud del mandatario chileno busca subrayar la necesidad de una diplomacia basada en el respeto mutuo y la cooperación efectiva entre naciones.

Esta controversia surgió después de que Patricia Bullrich comentara sobre actividades de Hezbollah en la región, incluyendo presencias notadas en la triple frontera entre Paraguay, Brasil y Argentina, y recientemente en localidades de Chile y Perú. Estas declaraciones pusieron en alerta a varias naciones de Sudamérica, dada la historia de ataques asociados con grupos vinculados a Irán en la región. Las declaraciones se dan en el contexto del ataque aéreo de Irán contra Israel el 13 de abril de 2024. Con esta nota diplomática de protesta, Chile busca refutar una acusación específica y reafirmar su posición en la comunidad internacional como un país comprometido con la ley y el orden.