Científicos del Hospital General de Massachusetts han liderado un ensayo clínico el cual arroja luz sobre un posible tratamiento para ayudar a los adultos a dejar de vapear nicotina. El estudio, publicado en JAMA Internal Medicine y revisado por pares, sugiere que la citisiniclina, un medicamento a base de plantas, podría ser una opción eficaz para aquellos que desean abandonar el hábito de vapear.

Asimismo, con aproximadamente la mitad de los usuarios de cigarrillos electrónicos expresando su deseo de dejar de vapear, la necesidad de soluciones efectivas es evidente. El ensayo clínico aleatorio doble ciego incluyó a 160 adultos que vapeaban nicotina, pero no fumaban cigarrillos. Los datos revelaron, aquellos quienes recibieron citisiniclina tenían más del doble de probabilidades de abstenerse con éxito del vapeo en comparación con los que recibieron un placebo.

El medicamento, bien tolerado por los participantes, ofrece una oportunidad en un campo donde las opciones de tratamiento son limitadas. Sin embargo, es importante destacar que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aún no ha aprobado ningún medicamento específico para dejar de vapear en Estados Unidos.

La citisiniclina actúa uniéndose a los receptores de nicotina en las células cerebrales, lo que la convierte en una candidata prometedora para ayudar a las personas a superar la adicción a la nicotina en todas sus formas. Aunque los resultados son alentadores, los investigadores advierten que se necesitan estudios adicionales para confirmar la eficacia a largo plazo del tratamiento.

Este estudio ofrece una perspectiva positiva en la búsqueda de opciones efectivas para ayudar a los adultos a dejar de vapear. A medida que se desarrollen investigaciones adicionales, es crucial mantener un enfoque basado en la evidencia para abordar esta importante cuestión de salud pública.