La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos Público informó que pese al lastre ejercido por el endurecimiento de condiciones financieras y otros factores adversos, como el conflicto Rusia-Ucrania, el crecimiento económico mundial continuó a una tasa anual superior al 3% durante 2023. De modo que se prevé un crecimiento del 3.1% durante 2024 y del 3.2% para 2025. Esto como parte del informe de mayo de las Perspectivas Económicas 2024.

Aunque la OCDE señala que esta tasa de crecimiento es más débil a la observada en la década anterior, destaca que dichas tasas de crecimiento potencial se presentarán tanto en economías avanzadas como en mercados emergentes. Junto con lo cual, la inflación se redujo en la mayoría de las economías durante 2023.

En consonancia con ello, la OCDE prevé que en Colombia el PIB crecerá con tasas moderadas del 1.2% en 2023, del 1.4% en 2024 y con un repunte al 3% en 2025. De igual forma, explica, el Gobierno de Colombia elevó las tasas de interés a su nivel más alto en 25 años para controlar la inflación. Lo cual tiene resultados positivos, pues la inflación, con base en la medida del IPC comenzó a bajar, y se estima, a mediados de 2025 alcanzará el rango objetivo del 2-4%.

Sin embargo, la organización establece que para garantizar que siga bajando la inflación, la política monetaria de Colombia debe evitar una relajación prematura. Junto con ello, destacan, el país debe mejorar la eficiencia de gasto e ingresos públicos para estabilizar la deuda, cumplir con reglas fiscales y obtener un margen fiscal positivo para implantar el «ambicioso programa» de reformas fiscales.

Por otra parte, el reporte de la OCDE destaca que el crecimiento del PIB en Colombia se ha ralentizado desde finales de 2022, deteriorando la confianza entre las empresas y los consumidores. De igual manera, la inversión cayó hasta en un 18%, en consecuencia del endurecimiento de los costos de financiamiento y criterios de préstamo.

Ante estas condiciones, se calcula que el crecimiento del PIB se mantendrá por debajo del potencial mundial, es decir, 3%. De igual forma, la inflación diminuirá progresivamente hasta situarse en torno al 10% en 2023 y en torno al 5% a finales de 2024.