En la conmemoración del 214º aniversario de la Revolución de Mayo, el presidente Javier Milei envió un mensaje conciliador a todo el espectro político. Durante el acto oficial, el mandatario reiteró su convocatoria a un gran acuerdo nacional para implementar reformas estructurales en la economía argentina, proponiendo la creación de un «Consejo de Mayo» junto a representantes opositores, sindicales y empresariales. Además, se comprometió a reducir impuestos si logra sancionar la ley Bases y el paquete fiscal en el Congreso.

Así, el Presidente dejó de lado sus habituales críticas a la «casta» política y adoptó un tono conciliador. «Estoy aquí para volver a extender los brazos fraternalmente e invitarlos a todos a tomar consciencia sobre el enorme desafío que tenemos por delante: sacar al país de la decadencia», afirmó Milei. Este cambio de discurso buscó apelar a la unidad y la cooperación en un contexto económico crítico.

La postergación del Pacto de Mayo, debido a la demora en la negociación en el Senado para aprobar la ley Bases y el paquete económico, no menguó la popularidad del Presidente, quien mostró una fuerte sintonía con sus seguidores congregados en la Plaza San Martín y los alrededores del Cabildo histórico. Milei, en su discurso, demostró flexibilidad y paciencia para lograr la aprobación de las reformas necesarias para la reactivación económica y la desregulación del Estado.

Unidad nacional

El Presidente enfatizó la importancia de la unidad nacional para enfrentar los desafíos económicos: «No puede haber causa legítima para oponerse a la sagrada tarea de reconstruir nuestra Nación». Reafirmando su compromiso con la reducción de impuestos, el jefe de Estado destacó que «no hay destino posible para nuestra Nación si no le quitamos el peso del Estado de encima a los argentinos de bien», confirmando que esta reducción se llevará a cabo tras la aprobación de la ley Bases y el paquete fiscal.

Uno de los puntos clave en su plan es el impuesto PAIS, que Milei calificó como «distorsivo» y perjudicial para la producción y el crecimiento económico. A pesar de admitir que la reducción de impuestos será un desafío para las arcas del Estado, el Presidente afirmó: «Al igual que estamos atacando la inflación, cada peso recaudado será devuelto a través de reducción de impuestos».

En la conclusión de su discurso, Milei defendió su gestión económica y los resultados de su política de ajuste fiscal. Insistió en que heredó una «bomba» económica y se jactó de haber realizado «el ajuste más grande de la historia de la humanidad». En resumen, el acto conmemorativo de la Revolución de Mayo se convirtió en un escenario donde el presidente Javier Milei llamó a la unidad y al diálogo entre diferentes sectores para enfrentar la situación crítica de Argentina, destacando su compromiso con la reducción de impuestos y la implementación de reformas estructurales.