Para mantener una vida saludable y prevenir enfermedades graves, especialistas recomiendan en abril, Mes de la Salud, es crucial conocer y monitorear regularmente ciertos parámetros de la salud. La doctora Julie Nguyen, médica de atención primaria en el Hospital Houston Methodist, explicó para NotiPress estos cuatro números de la salud:

Presión arterial

La presión arterial es una métrica que indica la cantidad de fuerza que el corazón requiere para impulsar la sangre a través del cuerpo. Un incremento en la presión arterial puede tener efectos adversos en la función cardiaca y en órganos vitales como los riñones y el cerebro.

Las dos medidas en el se compone la presión arterial son estas:

  • La sistólica, que representa la presión durante la contracción del corazón al bombear la sangre.
  • La diastólica, que indica la presión cuando el corazón se relaja entre latidos.

Se considera una presión arterial saludable cuando se mantiene por debajo de 120/80 mmHg.

Índice de masa corporal (IMC)

IMC e refiere a una medida obtenida al dividir el peso de una persona entre su altura al cuadrado. A pesar de no ser infalible, el IMC proporciona información valiosa al médico sobre el peso corporal de un individuo. Un IMC elevado está asociado a un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, hipertensión, diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer. El rango considerado saludable para el IMC se sitúa entre 18,5 y 25.

Azúcar en la sangre

Esta es la medición de la concentración de glucosa en la sangre después de un ayuno de entre ocho y doce horas. Un nivel elevado de azúcar en la sangre, conocido como hiperglucemia, puede ocasionar daños en los vasos sanguíneos y en los nervios que regulan el corazón con el tiempo, además de aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Se considera un nivel saludable de azúcar en la sangre cuando está por debajo de 100 mg/dL.

Colesterol total

El colesterol total se refiere a la cantidad de colesterol presente en la sangre, una sustancia grasa producida en el hígado y presente en los alimentos. Un exceso de colesterol puede acumularse en las arterias, aumentando el riesgo de estrechamiento u obstrucción de los vasos sanguíneos y, como resultado, el riesgo de sufrir un ataque al corazón. El objetivo saludable para el colesterol total es mantenerlo por debajo de 200 mg/dL.

Del mismo modo, la doctora Nguyen recomienda hablar con un especialista médico para conocer los niveles de colesterol (lípidos), incluidos LDL, HDL y triglicéridos, y lo que significan para la salud del paciente.

Si los resultados indican valores elevados, es recomendable que la persona consulte a su médico de atención primaria, médico familiar o médico general, puso saber NotiPress. El profesional de la salud podrá diseñar un plan personalizado para ayudar a la persona a volver a alcanzar niveles saludables.

«Algunos factores de riesgo son genéticos o están fuera de tu control, como son los antecedentes familiares, la edad y el sexo. Pero hay muchos otros que puedes tu modificar», afirmó la especialista. Estos factores son: aumentar el nivel de actividad física, adoptar hábitos alimentarios saludables, dejar de fumar, limitar el consumo de alcohol y aprender a controlar la presión arterial.