Reporteros sin Fronteras (RSF) publicó un informe el 3 de mayo, Día de la Libertad de Prensa, en el cual manifiesta que, en su clasificación mundial de la libertad de prensa de 2024, más de la mitad de los países de las Américas experimentan un deterioro de su situación debido a la caída del indicador político. La clasificación está basada en cinco pilares fundamentales: el indicador político, el indicador económico, el marco legal, el contexto sociocultural y la seguridad de los periodistas.

De esta forma, la publicación señala a los líderes políticos como los que estigmatizan cada vez más a periodistas y a los medios de comunicación en sus discursos. Por otra parte, también se menciona a campañas de desinformación, las acciones judiciales abusivas y la propaganda estatal, la cual alimenta la desconfianza hacia los medios entre la población y favorecen la polarización.

RSF menciona que esta violencia, sumada a las agresiones físicas contra periodistas, crea un clima de autocensura, sobre todo en América del Sur y Centroamérica. Entre los países que retrocedieron en puntaje se encuentran Estados Unidos en el puesto 55, país del cual se registró un alza reciente en la desconfianza hacia los medios alimentada por los líderes políticos, algunos de los cuales llamaron al encarcelamiento de periodistas.

Por otro lado, se encuentra Argentina en el puesto 66, luego de tener la posición 40 en 2023. RSF considera que el nuevo presidente, y su postura hacia el periodismo afecta al pluralismo. «La llegada al poder de Javier Milei, abiertamente hostil con la prensa, marca un nuevo y preocupante punto de inflexión para la garantía del derecho a la información en el país», afirma RSF.

Al ser consultado por el informe de RSF publicado el 3 de mayo, el vocero presidencial Manuel Adorni habló sobre el cierre de la agencia de noticias Telam y los enfrentamientos entre el gobierno y la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Plata. El vocero aseveró, «para nosotros como gobierno, en lo general y en lo particular, siempre íbamos a respetar la libertad de prensa (…) Y déjame decirte que luego de varios meses, lo estoy haciendo muy honrosamente para que todos se sientan respetados».

Otros países como Perú (125º) presentan notables caídas en solo dos años, ubicándose 48 puntos atrás. Por su parte, Ecuador se vio alterado por la crisis política y el auge del crimen organizado, por lo que se ubica en el puesto 110. Mientras que México se ubica en el puesto 121 con el mayor número de periodistas asesinados (72) en los últimos 10 años, además de una retórica hostil por parte del presidente, Andrés Manuel López Obrador, hacia los medios.

En Centroamérica, el presidente Nayib Bukele también mostró una actitud hostil hacia el periodismo de investigación, lo que ubicó a El Salvador en el puesto 133. En los últimos puestos se encuentra Cuba (168º), Nicaragua (163º), Venezuela (156º) y Guatemala (138°).

Los países que mostraron un avance en materia de libertad de prensa son Chile (52º), el cual gana 31 puestos luego de atenuar la polarización y la voluntad del Gobierno de fortalecer la libertad de prensa; Brasil, que se ubica en el puesto 82, tras demostrar progresos en la normalización de las relaciones de la prensa con el Gobierno, y Canadá en el número 14.