El expresidente Donald Trump tiene derecho a apelar el veredicto, un proceso que podría extenderse por meses o incluso años. Mientras tanto, es probable que permanezca en libertad bajo fianza. Los cargos en su contra, todos delitos graves de Clase E, conllevan una pena máxima de cuatro años cada uno. Sin embargo, el juez podría optar por una pena menor, evitando así poner tras las rejas a un expresidente y virtual candidato.

Así, Trump fue declarado culpable de los 34 cargos por ocultar un pago a cambio del silencio de la exestrella porno Stormy Daniels. El jurado de 12 miembros, tras dos días de deliberaciones, emitió un veredicto el 30 de mayo de forma unánime en la corte de Manhattan, presidida por el juez Juan Manuel Merchan.

Por su parte, el caso tiene varias implicaciones prácticas y de seguridad. Trump, como todos los expresidentes, tiene derecho a ser protegido de por vida por el Servicio Secreto, lo que complicaría enormemente su encarcelamiento. Según un testimonio recogido por la BBC, Justin Paperny, director de la consultora penitenciaria White Collar Advice, «sería un auténtico espectáculo… ningún director de ninguna cárcel lo permitiría».

En términos políticos, es incierto cómo el veredicto influirá en la contienda presidencial. La Constitución de Estados Unidos no impide la participación de candidatos con antecedentes penales, y las encuestas muestran divisiones entre los votantes sobre el impacto de la condena en sus decisiones electorales.

Asimismo, el equipo de defensa de Trump podría apelar la sentencia basándose en el detallado testimonio de Stormy Daniels y la novedosa estrategia legal adoptada por los fiscales de Nueva York. Los abogados de Trump argumentaron en dos ocasiones que el testimonio de Daniels era innecesariamente detallado y perjudicial, pero estas peticiones fueron denegadas por el juez.

La falsificación de documentos empresariales, generalmente un delito menor en Nueva York, se agravó debido a la acusación de que fue un intento de influir ilegalmente en las elecciones de 2016. Esta estrategia legal podría ser un punto de apelación, ya que nunca antes un fiscal estatal había invocado un delito federal no imputado.

Trump no podría indultarse a sí mismo si gana las elecciones, ya que los presidentes solo pueden conceder indultos por delitos federales y este caso es un asunto estatal. Esto también aplica al caso que enfrenta en Georgia por supuestamente conspirar para anular su derrota en las elecciones de 2020.