El Gobierno socialista del SPD en Alemania, liderado por el canciller Olaf Scholz, ha decidido rebajar las penas por pedofilia en el país. Una polémica decisión que, además, llega tan sólo tres años después de que el Bundestag —el Parlamento— endureciera el Código Penal para perseguir el abuso sexual infantil.

El 25 de marzo de 2021 el proyecto de ley de la CDU/CSU y el propio SPD aprobaban su proyecto de Ley sobre la lucha contra la violencia sexual contra los niños. Entonces se apoyaron en los datos de abuso sexual a menores en Alemania entre los años 2017 y 2020. En concreto, de 2018 a 2019, aumentaron este tipo de delitos contra la infancia en un 65%. Según se afirmaba en ese texto, «el derecho penal, que ya prevé penas severas para la violencia sexual contra los niños y los delitos de pornografía infantil, no tiene el efecto disuasorio esperado».

Ahora, tras elcambio de opinión del SPD, el partido del Gobierno y sus socios, han votado a favor de que Alemania rebaje las leyes en lo relativo a pedofilia. En concreto, de eliminar un artículo del Código Penal que tipificaba como delito grave la posesión de material de abuso sexual infantil. La reforma se aprobó el pasado jueves, y una vez que entre en vigor provocará una reducción de las penas mínimas. Además, el delito pasará de ser considerado grave a delito menor.

«La posesión y adquisición [de pornografía infantil] deben ser castigadas con una pena mínima de tres meses de prisión. La distribución con una pena mínima de seis meses de prisión», dice el proyecto de Ley. Con el cambio legal, estas condenas se reducen a la mitad. En 2021, cuando la posesión de material de abuso sexual infantil se tipificó por primera vez como delito, se introdujo una pena mínima de un año.

Lo socialistas se amparan en la necesidad de «responder de manera adecuada y con la flexibilidad necesaria a la gran proporción de delincuentes juveniles». Es decir, rebajan las penas, dicen, para beneficiar a los jóvenes consumidores de contenido pedófilo. Y es que, dicen, éstos actúan muchas veces por curiosidad. Pero con la nueva ley favorecerán a todos los pederastas que cometan este crimen.

La medida ha sido celebrada con júbilo por el grupo Krumme-13. Se trata de una asociación de activistas alemanes a favor de la pedofilia. Ellos se definen como una organización de «autoayuda» para «pedosexuales». Es decir, adultos que sienten atracción erótica o sexual hacia niños o adolescentes. En la práctica, son un grupo pro-pedofilia que trata de rebajar la edad de consentimiento. También de lograr rebajas de penas o incluso la despenalización de la pederastia.

Uno de sus líderes, Dieter Gieseking, con antecedentes penales por pedofilia, consiguió en octubre del pasado año las firmas necesarias —50.000— para introducir en la Comisión de Peticiones del Bundestag la legalización del «sexo con niños». El pedófilo, además, bautizó su proyecto como de «Autodeterminación sexual para proteger a los niños». De hecho, proponía incluir esta aberración en un apartado de derechos de los menores.

En un comunicado hecho público por los pedófilos en su página web, se congratulan de la eliminación de una ley que tachan de «inconstitucional». Aunque critican que ningún político pida perdón «a los miles y miles de víctimas que sufrieron esta ley en los últimos tres años».

Por su parte, los partidos de la oposición se han opuesto firmemente a la ley. «La distribución, posesión y adquisición de pornografía infantil deben seguir clasificadas como delitos graves», afirman.