La millonaria compra de «alimentos» por parte del kirchnerismo representa 3.100.000 kilos de yerba mate, más del 68% del gasto total realizado para abastecer el «stock de emergencia alimentaria».

Este lunes, el vocero presidencial, Manuel Adorni, explicó que la comida que la Justicia ordenó entregar, luego de un pedido de las organizaciones piqueteras que quieren volver a ser intermediarios de las transferencias a comedores, se trata de un stock de emergencia que no se puede tocar dado que está destinado a servir de contención en caso de una catástrofe natural, como inundaciones.

Pero además, ese stock de emergencia, de aproximadamente 5 mil toneladas de comida, fue dejado con una composición que no sirve para su fin, ya que más de 3 mil toneladas son solamente yerba mate, compradas durante el gobierno kirchnerista, en un proceso irregular.

En marzo de 2024, se reveló que el ex Ministerio de Desarrollo Social, bajo la administración de Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa, destinó una suma significativa de su presupuesto a la compra irregular de yerba mate.

56%2C1920%2C971&vis=1&rsz=%7C%7CoeEbr%7C&abl=CS&pfx=0&fu=128&bc=31&bz=1&ifi=2&uci=a!2&btvi=1&fsb=1&dtd=1028

Bajo el control de la exministra Tolosa Paz, el gobierno kirchnerista gastó $21.000 millones de pesos en yerba mate, una cifra que supera con creces los $9.500 millones de pesos gastados en leche en polvo, un alimento con un claro valor nutricional.

Este gasto en yerba mate representa el 68,85% del total de $30.500 millones de pesos destinados a estos productos básicos para conformar el stock de emergencia. Esa cifra es aún mas grave, especialmente considerando que la yerba mate carece de un valor nutricional significativo comparado con otros alimentos esenciales.

Según los cálculos, de los 5.000.000 de kilos de alimentos contabilizados, 3.100.000 kilos correspondían a yerba mate, lo que equivale al 62% del total.

La compra de grandes cantidades de yerba mate no es un fenómeno aislado. A lo largo de los años, el ex Ministerio de Desarrollo Social ha realizado adquisiciones similarmente irregulares. Por ejemplo, en 2020 la compra fue de 1.000.000 de kilos de yerba mate, y en 2021, se adquirieron 2.400.000 kilogramos de yerba mate por $763 millones pesos, sumado a otra compra de 1.200.000 paquetes de 1 kg de yerba mate por un total de $287 millones pesos.

Otro aspecto que genera cuestionamientos es la característica elección irregular de los proveedores por parte de los gobiernos kirchneristas. En abril de 2022, el ex Ministerio licitó la compra de yerba mate por casi $650 millones de pesos, y la mitad de esta licitación fue adjudicada al Grupo Área, una empresa que no produce yerba mate, sino que se especializa en la distribución de alimentos para licitaciones públicas.

Esta adjudicación genera sospechas sobre la transparencia y la idoneidad de los procesos de compra del ex Ministerio. Es por eso que, desde el Ministerio de Capital Humano, a cargo de Sandra Pettovello, remarcaron que «de las 5 mil toneladas que se encuentran en los galpones, el 60%, más de 3 mil toneladas, corresponden a paquetes de yerba mate pertenecientes a una contratación irregular que realizó la gestión anterior y se encuentra bajo una auditoría«.

Frente a esto, los sectores opositores comenzaron a acusar falsamente al Gobierno Nacional de «no querer entregar el alimento almacenado», lo cual se sumó a una resolución de la Justicia que «obliga al Gobierno a entregar los alimentos», por lo que el vocero presidencial, Manuel Adorni, habló al respecto:

«Siempre fuimos respetuosos de la Justicia, lo que no quiere decir es que no utilicemos los instrumentos legales a nuestro alcance en cuestiones con las que no estemos de acuerdo como es este caso. Vamos a apelar la resolución porque consideramos que esto no es una cuestión de índole judicial sino una definición de política pública, donde no se puede entrometer la Justicia«, planteó este lunes en conferencia de prensa el vocero presidencial.

«Estos alimentos son reservados de forma preventiva para emergencias o catástrofes, pasa en el resto de los países del mundo. No hay un solo alimento que se vaya a tirar a la basura. Esto corre por dos caminos distintos: por uno van los alimentos que terminan en los comedores y sirven para asistir a los más vulnerables y por otro los alimentos con destino para otro fin«, detalló.

«Vamos a presentarnos para mostrar que lo nuestro es un trabajo serio y que no hacemos populismo, por un lado tenemos la política de asistencia y por otro la mercadería para futuras catástrofes que esperamos que no ocurran jamás. Ningún alimento bajo nuestra custodia está en riesgo de vencerse«, insistió el portavoz.

«El pedido del juez es un avance ilegítimo de la justicia sobre la democracia que viola la división de poderes. No se van a entregar alimentos a comedores inexistentes para que queden en manos de las organizaciones extorsivas», sostuvo el vocero.