Desde 2019, el impulso por proyectos de ley dirigidos a prohibir las terapias de conversión en Latinoamérica ha ido en aumento. Para algunos analistas políticos, como Agustín Laje, la difusión de estas políticas está vinculado a intereses farmacéuticos de hombres con gran influencia política, como lo es George Soros.

En el pódcast «Así imponen la ideología de género en nuestros países«, Laje, junto con el activista Nael Condell y la abogada Camila Rojas, ahondan en el papel que ha tenido Soros para impulsar una agenda legislativa en favor de la terapia afirmativa en Colombia. Cabe resaltar, a juicio de los analistas, la terapia afirmativa puede suponer restricciones y limitaciones en la atención psicológica dirigida a personas LGBTQI+. Ya que, aseguran, esta acota la intervención de médicos y psicólogos a reforzar la identidad sexual o expresión de género.

Según describe Camila Rojas, el proyecto de Ley en Colombia para prohibir las terapias de conversión impulsa la terapia afirmativa, al establecerla como el único medio de apoyo para las personas LGBTQI+. La reforma instaura la «prohibición de diagnóstico basado en orientación sexual, identidad de expresión de género». De modo que la expresión e identidad de género no puede ser criterio catalogador de trastorno mental, discapacidad mental, problema psicosocial o enfermedad mental.

De igual forma, el proyecto establece, el acompañamiento médico, atención psicosocial o religiosa deberá estar destinado a reafirmar la identidad de género autopercibida de las personas. Esto es apreciado por Laje como contraproducente, pues considera, acota las capacidades para brindar apoyo a las personas LGBTIQ+.

En nombre de la diversidad, orillan hacia una única elección, impulsada por ciertos intereses gubernamentales y de personas poderosas». Para ahondar en este argumento, Laje expone información que vincula el impulso de la agenda legislativa LGBTIQ+ de Colombia, con la fundación Open Society de George Soros.

De acuerdo con información de la propia organización, esta ha aportado más de 4 mil millones de dólares a diversos organismos al frente del impulso de la agenda legislativa. Tales como Profamilia, Fundación GAAT, Fundación Hojas Blanca, El Espectador y Caribe Afirmativo. Laje y compañía argumentan, este financiamiento por parte de Open Society se alinea con su labor de difusión de ideologías de género y transexualidad. A fin de incrementar la hormonación de personas trans y cirugías de cambio de sexo.

Para respaldar esta conjetura, refieren el impulso de la agenda en favor de la terapia afirmativa coincide con la implementación de operaciones de reasignación de sexo en Planned Parenthood. Una organización también financiada por George Soros, asociada a diversas farmacéuticas con una posición relevante en las terapias de hormonación. En el mismo sentido, Camila Rojas, proyecta que con la instauración de la terapia afirmativa, el mercado de cirugías de reasignación de sexo crecerá un 25% anual en los próximos 2 años. Dejando ganancias hasta por 9 mil millones de dólares en cirugías y de más de 240 mil millones en terapias de hormonación.

Bajo estas indagaciones, Laje asegura, Georges Soros ha impulsado la terapia afirmativa en Latinoamérica, empujado por intereses económicos. Además, a su juicio, el principal problema de que el Gobierno de Colombia respalde la agenda de Soros es que se compromete el bienestar de la comunidad LGBTQI+.

Esto bajo la consideración de que las terapias afirmativas, en la mayor parte de los casos, derivan en cirugías de transición de género y hormonación. Estos son tratamientos que hacen a los pacientes dependientes de hormonación de por vida.