Recientemente, Colombia firmó su primer acuerdo comercial con un país árabe, cuyo mercado de alto crecimiento e ingresos ofrecerá oportunidades de crecimiento en diversas áreas. Así, Colombia firmó con Emiratos Árabes Unidos el Acuerdo Integral de Asociación Económica (CEPA, por sus siglas en inglés), esto tras dos años de negociaciones.

Cabe destacar, los encargados de firmar el CEPA fueron el ministro de Comercio, Industria y Turismo de Colombia, Germán Umaña Mendoza, y el ministro de Estado para Comercio Exterior de Emiratos árabes Unidos, Thani bin Ahmed Al Zeyoudi. Las negociaciones bilaterales no solo priorizaron los intereses de ambas naciones, sino también se adelantaron las consultas respectivas y permanentes con los sectores productivos de todas las entidades del Gobierno.

De acuerdo con un comunicado del Gobierno colombiano, Colombia considera que las mayores oportunidades de negocio con dicho país se encuentran en los sectores de manufactura y agroindustriales. Pues, Emiratos Árabes Unidos importa globalmente más de 19 mil millones de dólares de bienes agropecuarios y de alimentos.

Así, cuando entre en vigor el CEPA, el 85% de los productos colombianos que entren a Emiratos Árabes Unidos no pagarán arancel. Esto será aplicable a bienes como el café y sus derivados, frutas, hortalizas, confitería, flores, carnes, cacao y sus derivados, jugos y fibras sintéticas. Al igual que a prendas de vestir, productos de cuero, piedras preciosas, herramientas, muebles plásticos y de madera y productos agroquímicos.

Por otra parte, cerca del 13% de productos colombianos con destino a dicho país tendrán un cronograma de desgravación a 5 años. Con el cual se reducirán los aranceles a galletas, wafles, medicamentos, productos cerámicos, electrodomésticos y otros. Mientras que el 63% de los productos emiratíes ingresarán a Colombia sin arancel. Por otra parte, 37% de los productos no contemplados formarán parte de un cronograma de desgravación a 12 años, en el cual se mantiene un mecanismo de franja de precios para aceites y azúcar.

Junto con ello, el acuerdo incluye 19 capítulos entre los que se abordan temas como, medidas sanitarias y fitosanitarias, reglas de origen, defensa comercial, pymes, cooperación económica, servicios digitales, medio ambiente, desarrollo sostenible y turismo responsable. Entre ellos, destaca el pacto en torno a la promoción y creación de alianzas para impulsar el desarrollo de pequeñas y medianas empresas.

Este pacto tiene como finalidad brindar a empresas colombianas las capacidades que les permitan integrarse a los encadenamientos productivos y de suministro globales. Cabe destacar, tras la firma del acuerdo, el documento pasará a cumplir los trámites internos de los países involucrados. En el caso de Colombia implica que sea evaluado por el Congreso de la República y posteriormente por la Corte Constitucional.