En conferencia de prensa en la Casa Rosada, el vocero presidencial, Manuel Adorni, abordó las preocupaciones en torno a la marcha universitaria programada para el 23 de abril de 2024 en distintos puntos del país. El vocero defendió la respuesta del Gobierno nacional frente a las demandas educativas, destacando el aumento del 70% en las partidas de gastos de funcionamiento de las universidades en marzo, con un ajuste adicional previsto para mayo.

Adorni también anunció una asignación extraordinaria de 14 mil 403 millones de pesos destinados a los hospitales universitarios, enfatizando el compromiso de la administración de Javier Milei con la educación pública, laica y federal. «Esa educación pública fue la que nos hizo ser un faro educativo en América», señaló.

Así, el vocero criticó la politización de la marcha, sugiriendo que es impulsada por intereses políticos más que educativos. «Siempre vamos a defender a los alumnos en su derecho a educarse. Es una marcha incentivada por la política», expresó.

«No nos debemos al resto que quiere mantener su status quo en una institución tan importe como es una universidad», Adorni

Por tanto, el debate sobre la educación universitaria no es nuevo. Adorni recordó las dificultades estructurales de larga data que enfrentan las universidades, como instalaciones en mal estado, profesores sin recibir salarios adecuados y currículos de contenido desactualizados. Estos problemas resultaron en una alta tasa de deserción estudiantil: seis de cada diez abandonan en el primer año y sólo tres de cada diez completan sus estudios.

Manuel Adorni cuestionó el momento elegido para la protesta, preguntando por qué las autoridades universitarias no expresaron estas preocupaciones en 2023, cuando la inflación alcanzó el 211%.