En una cena organizado por la Fundación Libertad en el 36 aniversario de su fundación, el presidente Javier Milei se dirigió a un nutrido grupo de personalidades, incluyendo políticos, economistas, y parte de su equipo de trabajo, para defender las políticas de ajuste que su gobierno está implementando. Durante el discurso, el mandatario argumentó con vehemencia que estas medidas están encaminadas a revitalizar la economía argentina.

La cena, que contó con la presencia de figuras como el expresidente Mauricio Macri y el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, sirvió como plataforma para que el mandatario argentino expresara su optimismo respecto al futuro económico del país. «La economía va a subir como pedo de buzo» declaró el presidente, usando una expresión coloquial para ilustrar la rapidez con la que anticipa la recuperación económica.

Además de enfocarse en los logros económicos, Milei no dudó en lanzar críticas y burlas hacia la oposición y algunos analistas económicos, acusándolos de utilizar «causas nobles para tratar de desestabilizar a un gobierno«. Según el Presidente, estas tácticas son una respuesta al miedo de perder poder político permanentemente.

En términos de gestión interna, el jefe del Ejecutivo elogió a su equipo comparándolos con estrellas del fútbol, «Hay varios Messi en el equipo«, dijo, haciendo alusión a la capacidad y talento de sus funcionarios en áreas clave de su administración. Destacó las contribuciones de figuras como Luis Caputo, Patricia Bullrich, Guillermo Francos y Diana Mondino, a quienes describió como cruciales para el avance de su agenda económica.

Uno de los momentos más destacados de su discurso fue cuando celebró los efectos de las primeras medidas económicas tomadas por su gobierno, mencionando un ajuste sin precedentes en la historia reciente. Argumentó, el saneamiento del Banco Central redujo el déficit cuasi fiscal de 10 puntos del Producto Bruto Interno a 4, y pronto a 3.

Finalmente, el presidente cerró su intervención con una crítica mordaz hacia los políticos y algunos economistas, comparándolos desfavorablemente con «monos con navaja«, lo que refleja su descontento con gobiernos anteriores por la gestión económica del país.

Javier Milei utilizó la cena de la Fundación Libertad para reafirmar su compromiso con un ajuste económico riguroso, al tiempo que lanzó críticas a la oposición con una mezcla de humor y censura hacia sus detractores. El mandatario, que busca solidificar la confianza de su administración, anticipó una era de crecimiento y estabilidad económica para Argentina.