El Gobierno votó en contra del proyecto que impulsaron países árabes y Venezuela en medio del conflicto en Gaza para que Palestina pueda hablar en la Asamblea General, aunque sin votar.

El gobierno de Javier Milei votó en contra de un proyecto impulsado por una coalición de países árabes, Venezuela y Nicaragua, entre otros, para declarar al Estado de Palestina miembro pleno en la ONU, en el recinto de la Asamblea General de Naciones Unidas, en Nueva York.

La ofensiva de ese bloque internacional de extrema izquierda se dio en momentos en que la prensa interncaional está cuestionando a Israel por su ofensiva contra los terroristas de Hamás, que operan en el único territorio hoy considerado como parte de una nación palestina, la Franja de Gaza.

Se trata de la primera vez que Argentina vota en contra de los palestinos en la ONU, rompiendo con la tradición que habían instalado los anteriores gobiernos de apoyar los reclamos de este grupo en el plenario de las Naciones Unidas.

El embajador argentino ante la ONU, Ricardo Lagorio, un diplomático de extensa trayectoria, fue el encargado de expresar el rechazo de la Argentina a la iniciativa, que si bien surgió desde el mundo árabe, cosechó apoyos en América Latina, de países como Venezuela, Colombia y Nicaragua, donde actúan regímenes dictatoriales de izquierda.

De esta manera, Argentina votó en minoría, y fueron solo otros 9 países que expresaron su rechazo a las pretensiones de la coalición de países que se encolumnó detrás de la posición del mundo árabe: además de Argentina, Israel y Estados Unidos, figuran la República Checa, Hungría, Micronesia, Nauru, Palau, y Papua Nueva Guinea.

Hubo 143 votos positivos, y 25 abstenciones, comprendidas por: Albania, Austria, Bulgaria, Canadá, Croacia, Fiji, Finlandia, Georgia, Alemania, Latvia, Italia, Lituania, Malawi, Islas Marshall, Mónaco, Reino de los Países Bajos, Macedonia del Norte, Moldavia, Paraguay, Romania, Vanuatu, Reino Unido, Ucrania, Suecia y Suiza.

Si bien la votación resultó mayoritariamente positiva para el reclamo palestino, la moción no es vinculante y por lo tanto la Autoridad Palestina, a cargo de Mahmud Abás, no será considerada por el momento como un miembro pleno con poder de voto.

Quien decide eso en última instancia es el Consejo de Seguridad de la ONU, donde Estados Unidos, con su poder de veto, bloqueó a mediados de abril la incorporación de Palestina como Estado miembro.

Palestina forma parte de la ONU en calidad de Estado observador no miembro, al mismo nivel que el Vaticano, pero a partir de esta votación podrá hablar en las reuniones dentro de la Asamblea, pero no podrá votar.

En su texto, la resolución expuso que “el Estado de Palestina está calificado para ser miembro” y recomendó al Consejo de Seguridad que reconsidere el asunto”, si bien no puede forzar a dicho órgano para que lo haga. El documento, “reafirma el derecho del pueblo palestino a la autodeterminación”, lo que pasa por su “derecho a un Estado de Palestina independiente” y “el fin de la ocupación israelí”.