Teniendo en cuenta la época invernal que se aproxima, la Secretaría de Desarrollo Social, Familia y Salud del municipio capitalino, solicita a los vecinos, en principio, controlar las estufas a través de un gasista matriculado.

Las recomendaciones brindadas desde la Dirección General de Desarrollo Social que encabeza Emanuel Conejero buscan concientizar a los vecinos sobre una problemática constante que se genera por las bajas temperaturas.

En este sentido, el funcionario municipal expresó que “como ya estamos viviendo las épocas de frío, nos parece pertinente hacer hincapié en la importancia del control de estufas y hornallas de los hogares para evitar posibles intoxicaciones por monóxido de carbono”.

“Muchos de los accidentes que ocurren en esta época y las mayores consideraciones que hay que tener es saber y conocer que el monóxido de carbono es un gas tóxico que se produce por la mala combustión de estufas, calefones, termotanques, grupos electrógenos, cocinas y calderas. También se produce al quemar carbón y leña, en braseros”, indicó.

Agregó que “este gas es sumamente peligroso porque no se ve, no irrita, ni tiene olor, por lo que la persona se intoxica sin darse cuenta”.

Por ello, sostuvo que “es importante mantener los ambientes bien ventilados, revisar por lo menos una vez por año los artefactos de combustión y hacerle un mantenimiento mediante un gasista matrculado”.

Respecto a los síntomas que puede tener una persona que está sufriendo una intoxicación por monóxido de carbono, mencionó que “pueden tener mareos, náuseas, debilidad, dolor de cabeza y/o pecho”.

“Cuando uno siente los síntomas mencionados, inmediatamente se deben abrir las ventanas y puertas sin encender las luces, luego llamar a emergencias”, repasó Conejero.

Para finalizar, señaló que “es importante que el vecino tome conciencia y haga hincapié en estos recaudos que pueden salvar vidas”.