Con bajas capturas tanto de langostino como de calamar. Parece que la flota tangonera sigue enfrentando dificultades, especialmente fuera de la Zona Económica Exclusiva (ZEE). A pesar de que 65 buques salieron a la pesca del crustáceo, la producción diaria por buque ha sido decepcionante, con algunos alcanzando apenas los 700 kilos de langostino.

Según relatos de los marineros, la situación es desalentadora, con algunos describiendo la experiencia como «literalmente colando agua». Hay preocupación entre la tripulación, con rumores de que algunos barcos están llegando al final de su combustible y podrían regresar a puerto, como lo mencionaron en un audio mientras estaban de descanso en Puerto Madryn.

Aunque algunos armadores parecían estar al tanto de la escasez de pescado, enviando barcos con tripulaciones reducidas, la realidad ha superado las expectativas de muchos. La situación también afecta a los poteros, que han tenido dificultades para encontrar cardúmenes al norte del 44º, y se han visto obligados a desplazarse hacia el sur en busca de mejores condiciones.

Esta situación representa un cambio drástico después de mareas previas de buenas capturas. La flota enfrenta un escenario complejo, con la esperanza de que las condiciones mejoren en el futuro cercano.