En medio de un escenario tecnológico cada vez más automatizado, Meta enfrenta críticas continuas por la funcionalidad de sus campañas de compras Advantage Plus. Aunque lanzadas como una solución eficiente para la publicidad en línea, las campañas resultaron ser una fuente de frustración para los anunciantes, quienes denuncian problemas recurrentes y falta de soporte efectivo, especialmente tras recientes despidos que sugieren un debilitamiento de los equipos de atención al cliente.

xr:d:DAF2JBHj2Ag:193,j:263885231220846303,t:24041216

Para el día de San Valentín, la experiencia de RC Williams marcó un punto de inflexión. El cofundador de la agencia de marketing 1-800-D2C, quien observó cómo Meta consumía el 75% de los presupuestos diarios de sus clientes en menos de dos horas, con un costo por impresión (CPM) significativamente elevado. Este incidente no fue aislado. Aniruddha Mishra, director de crecimiento en Node Media, y otros especialistas en marketing suspendieron el uso de Advantage Plus debido a estas anomalías, regresando a métodos más tradicionales de compra de anuncios, refirió The Verge en un reportaje.

El servicio de atención al cliente de Meta, ahora mayormente automatizado y gestionado por chatbots de IA, es otro punto de tensión. La comunicación con la empresa es difícil para los seres, y aunque Meta admitió un error en su plataforma el 14 de febrero y realizó reembolsos, la confianza en su sistema de publicidad disminuyó notablemente.

Otro ejemplo de «rebeldía» de la IA es el caso de ChatGPT 4, tanto en textos como en generación de imágenes. Los sistemas a cargo de Sam Altman suelen descarrillar y afirman al solicitante entregarle un resultado apegado a lo requerido, en lo que un ser humano considera un engaño absurdo, algo que una persona fuera de sus capacidades podría afirmar. La IA de ChatGPT responde a una petición de imagen, afirmando no utilizar textos mientras la imagen tiene textos, una contradicción absurda.

A pesar de las promesas de una gestión de campañas publicitarias sin preocupaciones, las campañas de compras Advantage Plus mostraron un rendimiento inconstante. Los especialistas en marketing como David Herrmann y Areen Mayelan de Hawke Media expresaron su preocupación por la creciente ineficiencia y el aumento en los costos de publicidad online, exacerbados por una automatización que parece ocultar más problemas de los que resuelve.

Este escenario ha llevado a muchos anunciantes a reevaluar sus estrategias publicitarias en línea, considerando alternativas como TikTok y la televisión conectada. Aunque Meta continúa promocionando los beneficios de sus modelos de inteligencia artificial y aprendizaje automático, la realidad experimentada por muchos contradice esta narrativa, poniendo en duda la eficacia de entregar completamente las riendas de la publicidad a sistemas automatizados.

Mientras Meta y OpenAI reportan incrementos en sus ingresos, la experiencia de muchos usuarios pinta un panorama menos optimista, planteando cuestionamientos sobre la sustentabilidad y efectividad de los modelos altamente automatizados en el entorno digital actual.