En una conferencia celebrada en Los Ángeles, durante la convención global de inversores organizada por el Instituto Milken, el presidente argentino, Javier Milei, presentó su visión para el futuro económico de Argentina, llamando a los inversores a contribuir a la transformación del país.

«Estoy convencido, sin la más mínima duda, que Argentina tiene todas las condiciones para ser la nueva Meca de Occidente», declaró Milei el 6 de mayo, subrayando su optimismo en el potencial del país para atraer inversiones internacionales. Añadió: «Ayúdenme, ustedes, que son el progreso humano encarnado, a hacer de la Argentina la nueva Roma del Siglo XXI. A hacer de la Argentina una tierra de oportunidades para todos aquellos que estén dispuestos a habitar nuestro suelo».

Asimismo, Milei criticó el papel histórico del Estado en la economía argentina, señalando que durante los cien años recientes su intervención fue un obstáculo para el desarrollo. «Por cien años repetimos este patrón tóxico o amontonando experimentos colectivistas sobre experimentos colectivistas», explicó. Según el mandatario, esta acumulación de errores llevó a la economía argentina al borde de la hiperinflación cuando asumió el cargo. El libertario explicó, al asumir el Gobierno encontró una situación crítica que, de continuar todo como estaba, la economía se encaminaba a una hiperinflación del quince mil por ciento al año.

Por su parte, Milei también destacó la necesidad de una nueva dirección económica para Argentina, basada en la libertad económica y el rechazo al socialismo. «Lo que dije en aquella presentación [en Davos], que aparentemente fue muy comentada, es que Occidente está en peligro. Está en peligro porque sus líderes hace tiempo se alejaron de las ideas de la libertad, ideas que hicieron de Occidente la hazaña civilizadora más importante de la historia humana», sostuvo.

Milei cuestionó la tendencia de los países desarrollados a justificar la intervención estatal en la economía. «El problema de esta concepción es que justifica intervenciones que traen más problemas que beneficios, y atentan contra el crecimiento económico», argumentó. Además, criticó a los organismos multilaterales que, desde la conferencia de Bretton Woods, establecieron reglas que perjudican el desarrollo económico.

Javier Milei hizo un llamado directo en su discurso a los inversores para que se comprometan con su visión y ayuden a transformar la economía argentina. «En vez de defender las ideas que generaron la prosperidad de la que todos aquí gozan, escuchan cantos de sirena que conducen inexorablemente al socialismo y en consecuencia a la pobreza», concluyó en Los Ángeles.