El presidente cantó «Panic Show», explicó su libro, y realizó la presentación junto a Manuel Adorni y Jose Luis Espert.

El presidente Javier Milei ingresó al estadio Luna Park en medio del público, vestido de traje y con un sobretodo de cuero negro, el cual se quitó después de interpretar la canción «Panic Show» de La Renga. Este increíble acto marcó el inicio de la presentación de su nuevo libro, donde también aprovechó para elogiar el trabajo de su Gabinete y criticar a la oposición.

Según explicó el propio mandatario, el libro titulado “Capitalismo, socialismo y la trampa neoclásica” se divide en tres partes. En estas, Milei hace un recorrido por diversas corrientes económicas y realiza una defensa de la escuela austriaca.

Al inicio de su exposición, el presidente adelantó que ya tiene en mente publicar un nuevo texto en colaboración con Demian Reidel, su actual jefe de asesores económicos. Este próximo libro planteará «soluciones para los problemas» descritos en la obra presentada.

Nuevamente con un lenguaje un poco técnico, característico de sus charlas académicas, Milei recordó el proceso que lo llevó a convertirse en anarcocapitalista, influenciado por uno de los trabajos de Friedrich Hayek.

«Me acuerdo que cuando lo leí, lo primero que dije fue ‘todo lo que había estudiado de economía estaba mal’. Ahí me volví austriaco, anarcocapitalista, todo«, señaló.

En este sentido, Milei reiteró que «el único monopolio que es malo es el que existe porque está el Estado en el medio«, y mencionó «la trampa» que considera que existe en la corriente neoclásica.

Basándose en diferentes autores de referencia, el Presidente aseguró que “cuando un político fatalmente arrogante se mete a intervenir en un mercado, el resultado es que funcione cada vez peor, lo que hace que se frustre y empeore la intervención, implicando que cada vez haya menos libertad”.

Al respecto, Milei reclamó que todos los sectores liberales se muestren unidos para evitar que los “coman los zurdos”, aunque reconoció que tiene diferencias con la escuela de Chicago.

En otro tramo de su discurso, el mandatario nacional criticó a “los modernos aborteros” y a “la agenda asesina de hoy”, que son la versión actual de “los controles de natalidad” que “tienen más de tres mil años y fueron creados por un par de señores que hicieron mal las cuentas”.

Cada vez que hay una falla de mercado, aparece la maldita intervención que, cuando fracasa, hace que se genere más intervención y así entramos en un círculo que nos lleva al socialismo, que es contra lo que tenemos que luchar”, cerró.

Una vez terminado el discurso del Presidente, tomó la palabra su vocero, Manuel Adorni, quien agradeció a los presentes por “haberse tomado la molestia de invertir el tiempo aquí” y aseguró que cuando presentó el anterior libro de Milei, “El fin de la inflación”, pensó que esa premisa “se iba a hacer realidad”.

Luego, presentó al diputado recientemente incorporado al bloque del oficialismo, José Luis Espert, a quien calificó como “un luchador incansable por las ideas de la libertad”. Después, anunció a Milei, al que llamó “el aniquilador de operetas” y “el presidente más votado de la historia argentina”.

Los tres se sentaron en un espacio preparado en el centro del escenario y conversaron largos minutos sobre el libro, en los que se hizo una fuerte defensa del capitalismo y de las reformas que el Gobierno envió al Congreso.

La pregunta es por qué la gente abraza las ideas de izquierda. Efectivamente, el socialismo fracasa, pero no en 1989, como la gente cree, sino en 1961, cuando tuvieron que construir ese maldito muro”, argumentó.

Como era de esperarse, algunas personas tuvieron que retirarse antes de terminar el evento, por una cuestión lógica que caracteriza a los votantes de milei: el trabajo. Mucha gente vivía lejos y se tenía que levantar temprano al día siguiente, por lo que fue abandonando tímidamente el lugar, pero los que quedaban seguían alentando y aplaudiendo cuando se nombraban figuras importantes, como el titular del Banco Central, Santiago Bausili, o el empresario Elon Musk.

La batalla cultural hay que darla, tanto en las aulas, como en cualquier lado, porque si no las defendemos, nos llevan puestos los zurdos, así que después no lloren. ¡Viva la libertad, carajo!”, cerró el mandatario nacional, que se retiró como un rockstar con la música de “Se viene”, de Bersuit Vergarabat.