El Gobierno argentino anunció una propuesta en el tratamiento del blanqueo de capitales con una tasa cero bajo ciertos parámetros. La medida, enmarcada dentro de la nueva versión de la ley Bases, establece una alícuota de cero por ciento para las personas que declaren hasta 100 mil dólares, siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos específicos.

La iniciativa se destaca por su enfoque en incentivar la entrada de capitales al sistema financiero argentino. Según detalló el presidente Javier Milei, quien había adelantado la medida en una entrevista con Alejandro Fantino, el objetivo es fomentar la inversión y la transparencia fiscal. Sin embargo, la precisión sobre el monto se había mantenido en reserva hasta ahora.

Por su parte, en una publicación en X, Luis Caputo, ministro de Economía y uno de los promotores de la medida, profundizó sobre las condiciones y beneficios asociados al proyecto. Específicamente, señaló que la alícuota cero también aplicaría para montos superiores a los 100 mil dólares, bajo la condición de que estos sean ingresados al sistema financiero argentino y no sean retirados antes del 31 de diciembre de 2025, o bien, sean destinados a inversiones determinadas por el Poder Ejecutivo.

Además, Caputo agregó que aquellos que opten por adelantar el pago de bienes personales de 2023 a 2027 se beneficiarían de una alícuota de 0,45% por año, lo que equivale a un 2,25% por los cinco años, con pago al tipo de cambio oficial. Este esquema permite a los contribuyentes gozar de una exención en la presentación de declaración jurada hasta 2028, además de garantizar estabilidad fiscal hasta 2038.

Con este proyecto, el Gobierno busca atraer capitales no declarados, potenciar la inversión en sectores estratégicos y fortalecer el marco fiscal del país. La medida generó expectativa tanto en contribuyentes como en inversores, quienes ven en esta ley una oportunidad para regularizar su situación fiscal y contribuir al desarrollo económico del país.