Hace unos dias se conoció que el presidente español había financiado la presentación de su libro con el dinero del Estado, y ahora, se le suma otro gasto injustificado más.

Mientras el presidente Javier Milei se encuentra en una gira por Estados Unidos, el mandatario argentino volvió a criticar a Pedro Sánchez por el uso privado del dinero del Estado español que él está realizando, mediante una publicación en las redes sociales.

La situación se produjo después de que Milei reaccionara a una publicación que afirmaba que el presidente de España había financiado la defensa de su esposa con fondos estatales.

El PSOE pagó la defensa de Begoña Gómez con dinero de los españoles contratando al exministro socialista y abogado, Antonio Camacho. Un partido del Gobierno dedicando fondos a una ciudadana particular. Están hasta el tuétano”, afirmó un usuario. Cabe recordar que la primera dama de España había sido implicada en una investigación por presunto “tráfico de influencias”, lo que generó un importante escándalo interno.

Milei reaccionó a la publicación diciendo: “Tsunami de chances: Me quedé corto con ‘más sucio que una papa’. Estos socialistas parece que no sólo hacen mal las cuentas que son imposibles de hacer, sino que ni las propias”.

El Gobierno de España, en vez de aceptar la realidad, escaló la situación y ha oficializado el retiro de su embajadora en Buenos Aires, mediante el Real Decreto 506/2024, firmado por el Rey Felipe VI y el canciller español José Manuel Albares Bueno, que fue publicado en el Boletín Oficial del Estado. En este decreto se oficializa el «cese» de María Jesús Alonso Jiménez como embajadora de España en Argentina.

Como consecuencia de esta decisión del Gobierno de Pedro Sánchez, con el objetivo de querer perjudicar al Gobierno de Milei, la relación diplomática entre España y Argentina queda reducida, de manera indefinida, a un encargado de negocios «ad interim«.

El abogado responsable de la defensa de Begoña Gómez es el exministro socialista Antonio Camacho, quien debe tratar de salvarla por una causa de tráfico de influencias. La denuncia fue presentada por Manos Limpias.

Camacho, quien fue secretario de Estado de Seguridad y ministro del Interior durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2011, es fiscal de carrera desde 1991 y ha trabajado en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, además de haber presidido la Unión Progresista de Fiscales.

Manos Limpias acusa a Gómez de utilizar su estatus personal como esposa del presidente del Gobierno para recomendar o avalar a empresarios amigos en licitaciones públicas mediante cartas de recomendación con su firma, algo muy parecido a lo que hicieron históricamente los gobiernos kirchneristas en Argentina.

Los responsables de los medios de comunicación que publicaron las noticias en las que se basa la denuncia de Manos Limpias ratificaron la veracidad de sus informaciones.