Durante el domingo 21 de abril, la oposición del gobierno de Gustavo Petro convocó a una nueva jornada de manifestaciones en Bogotá y el resto de Colombia. Las manifestaciones tienen el propósito de expresar su rechazo a la gestión del Ejecutivo, las reformas que se tramitan en el Congreso y propuestas como la de la Asamblea Constituyente.

Nos movilizamos también por lo que está pasando en materia de orden público. Son muy preocupantes las cifras de lo que está pasando en el Cauca o Nariño, con los territorios están a la merced de los criminales», indicó Carolina Arbeláez, exrepresentante de Cambio Radical, en entrevista con El Espectador.

Miles de ciudadanos se concentraron cerca del Parque Nacional desde las 9:00 a. m. para marchar hasta la emblemática Plaza de Bolívar. Para las 16:00 horas, la plaza ya se estaba desalojando.

Petro reacciona a las protestas contra su gobierno

El gobierno de Gustavo Petro, desde el 19 de abril, aseguró, en su administración son «bienvenidas las marchas». Asimismo, instruyó a los Ministerios de Defensa y de Interior garantizar toda la seguridad para los manifestantes.

Para el 21 de abril, el mandatario colombiano reportó, las manifestaciones contra el gobierno alcanzaron la convocatoria de 250 mil personas en todo el país. Asimismo, destacó una participación importante en Medellín, Bogotá y Bucaramanga, con poca presencia en otras ciudades, según el presidente.

Por otro lado, aseguró que el principal objetivo de las marchas es el pedido de su destitución y el derrocamiento de su gobierno. En este sentido, Petro califica estas acciones de parte de la ciudadanía como un «golpe blando» contra las reformas propuestas por su administración.

Entre las consignas escuchadas en las manifestaciones destacan las acusaciones de represión y violencia. Petro rechazó dichas acusaciones y aseguró estar abierto al diálogo.