Se suma un nuevo capítulo en la extensa historia de rivalidad entre el presidente de la Nación, Javier Milei, y el Congreso. El 5 de junio, la Cámara de Diputados aprobó la media sanción del proyecto de movilidad jubilatoria el cual consiste en el pago de un extra del 8,1% a los jubilados y pensionados de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) en concepto de recomposición por lo perdido en los primeros meses del año.

«Les dejo este tweet para que le quede claro a todo el mundo: no voy a entregar el equilibrio fiscal de ningún modo. Defenderé la caja a veto puro si es necesario. A puro déficit fiscal empobrecieron al País, por lo que de ningún modo voy a permitir que esto se repita. VLLC !!!», publicó Milei en su cuenta de X.

Por su parte, el Presidente arremetió contra los legisladores durante la jornada en la cual participó del Latam Economic Forum, un tradicional encuentro empresarial. «Sí, son muy rápidos para subirse los sueldos, subirse 80% el sueldo bien a espaldas de la gente. Mientras que les cuento que (en el Ejecutivo) los sueldos son los mismos de cuando asumimos. Pero no solo eso, sino que, además, obviamente, están buscando romper el equilibrio fiscal», afirmó Milei.

Citó como ejemplo a Nayib Bukele, presidente salvadoreño que inició su segunda mandato: «miren, Bukele cuando asumió, ¿saben qué? No tenía ningún diputado, nada. No tenía ningún legislador, nada. ¿Saben cómo gobernó? A puro veto. Todas las cosas que hacían los degenerados fiscales, se las vetaba todas, que es lo que voy a hacer yo, les voy a vetar todo».

Guillermo Francos, el jefe de Gabinete de Ministros , defendió la decisión del Ejecutivo de vetar la ley. «Casualmente, el monto que pretenden los diputados que se pague ahora por este 8% implica más o menos en el año un medio punto del PBI». Además, afirmó que los diputados «justo plantean esto a un Gobierno que quiere enderezar las cuentas fiscales y con esto, claramente le generan un perjuicio al gobierno que tendrá que ver cómo lo soluciona».

Para avanzar, el proyecto de ley debe pasar a la Cámara de Senadores para obtener su sanción. En ese caso, el Presidente podría vetar la ley. Sin embargo, de ser así, las dos Cámaras del Congreso pueden insistir con el proyecto con dos tercios de los votos. De esta forma, existe un camino en donde la ley contempla que pueda promulgarse la ley, a pesar de que el presidente no esté de acuerdo. No obstante, más allá de cuál sea el resultado, la media sanción aprobada en la jornada del 5 de junio se convierte en un agravante más en la tensa relación entre Milei y los legisladores.