Dadas las recientes crisis financieras y operativas que vive Tesla actualmente, la prensa estadounidense estima que durante el informe del primer trimestre de 2024, Musk deberá afrontar los múltiples cuestionamientos en torno al futuro de la empresa. Así como disipar dudas en torno a la reciente caída de venta de vehículos, el recorte de más del 10% de su fuerza laboral y el retiro del mercado de las unidades Cybertruck.

Tomando en cuenta estas y otras problemáticas que enfrenta Tesla, The verge, afirma, esta es la «era del fracaso» de la compañía. En comparación con otros períodos complicados que vivió la compañía, en esta ocasión muchos inversores «se han dado por vencidos y tiraron la toalla». Como menciona el analista de Webdush e inversor de Tesla, Dan Ives, para el medio estadounidense.

Así, el medio explica, aunque Tesla continúa siendo el fabricante de automóviles más valioso del mundo, con una capitalización bursátil de más de 468 mil millones de dólares, perdió participación tanto en el mercado de Estados Unidos como a nivel mundial.

El analista atribuye la desaceleración en el crecimiento financiero e infraestructural de la compañía, a la falta de innovación. Si bien, Tesla allanó el camino hacia la transición de vehículos eléctrico y lideró el mercado por varios años, la competencia le ha ganado terreno. De acuerdo con un análisis de Motor 1, Tesla tiene la segunda línea de vehículos más antigua entre las 26 marcas globales evaluadas. Pues la edad media de la línea de vehículos de esta empresa es de 7.8 años para los cuatro modelos disponibles actualmente. Lo cual deja a Tesla fuera de la práctica de la industria de lanzar una generación nueva cada 6 u 8 años.

De este modo, mientras Tesla se centró históricamente en fabricar vehículos eléctricos, otros fabricantes explotan el mercado de vehículos híbridos y eléctricos. No por ello, Ives argumenta, Tesla debería decantarse por este segmento, más bien, refiere esto para exponer que Tesla se limitó a impulsar la industria eléctrica pero no a mantenerse vigente en esta. Como muestra de ello, refiere el fracaso del lanzamiento de Cybertruck y la cancelación de diversos proyectos de actualización de líneas, como el de Model 2.

«Mientras que las compañías están buscando innovaciones importantes como baterías livianas y potentes, técnicas de reciclaje para reducir la huella de carbono, Tesla está poniendo todo en juego para desarrollar un camión a prueba del Apocalipsis». Con ello, Ives, a manera de vocero de los inversionistas, cuestiona las decisiones de Elon Musk para dirigir la compañía. Además, reitera su afirmación de que el desvanecimiento de Tesla en el mercado de vehículos eléctricos se debe a su falta de visión, clara y positiva, para mantenerse vigente en una industria cada vez más competitiva.

Por su parte, Musk, a través de X, defendió su postura en torno a «apostar en favor del desarrollo del proyecto de robotaxi autónomo». El cual, supuestamente, hace uso de los recursos que originalmente serían destinados a la fabricación del Model 2.

Así, el planteamiento que para los seguidores de compañía es apreciado como «la pérdida de razón de Musk es para el CEO un «movimiento deslumbrantemente obvio». Este y otros juicios de Musk, desatan dudas entre los inversionistas, como en el caso de Ives, en torno a su capacidad para liderar a Tesla. Aunque se espera el reporte del 23 de abril confirme esto, aún existe expectativa sobre el rumbo que podría tomar la empresa para retomar su camino en la industria.