El presidente convocó a elecciones legislativas de emergencia para resolver la crisis de representación que desató el masivo triunfo del partido de Le Pen en las elecciones europeas de este domingo.

Todavía no habían cerrado los centros de votación y en Francia ya se sentía un terremoto político. Este domingo los franceses acudieron a las urnas para elegir los representantes que formarán parte del Parlamento Europeo por los próximos 5 años.

Sin resultados oficiales pero con unos boca de urna que indicaban lo peor para el oficialismo, el presidente francés, Emmanuel Macron, dio una cadena nacional convocando a elecciones legislativas anticipadas para el 30 de junio en Francia.

Su partido, Renacimiento, no pudo cosechar ni el 15% de los votos en las elecciones europeas, mientras que el partido de Marine Le Pen, el derechista Agrupación Nacional, superó el 35% de los votos. El resultado es incluso más abultado si se tiene en cuenta que el partido Reconquista, de Éric Zemmour, un desprendimiento por derecha de Agrupación Nacional, sacó por su cuenta el 5,5% de los votos.

El masivo batacazo llevó a que Macron apretara el botón rojo. “He escuchado su mensaje, sus preocupaciones y no las dejaré sin respuesta. Dentro de unos instantes firmaré el decreto de convocatoria de las elecciones legislativas cuya primera vuelta tendrá lugar el 30 de junio y el balotaje el 7 de julio”, anunció Macron en un mensaje televisado.

“No podría seguir, al término de esta jornada, mirando hacia otro lado. A esta situación se añade además la fiebre que ha contagiado el debate público y parlamentario en nuestro país”, dijo el mandatario desde el Elíseo.

La medida de urgencia convoca a elecciones en 21 días, el plazo más corto que se puede adelantar de manera constitucional. Desde el Gobierno creen que cada día Macron pierde más votos, y que una elección lo antes posible podría frenar la sangría que está teniendo el centrismo.

No solo creció la derecha. El Partido Socialista duplicó su cantidad de votos respecto a la anterior elección y obtuvo el 12,8% de los votos; el frente de partidos de izquierda, la Francia Insumisa, obtuvo el 7,2% de los votos, los ecologistas de Los Verdes obtuvieron el 4,7% de los votos y el Partido Comunista se consolidó en 2,5%.

Toda la izquierda junta suma 27,2% y le gana con creces en apoyo popular a la alianza de gobierno actual, que engloba los 14 puntos de Macron, y 7% que obtuvo el partido centroderechista Los Republicanos, un total de 21 puntos.

La derecha al alza

Marine Le Pen viene de perder un ballotage mano a mano contra Macron en 2022, lo que la llevó a reformar completamente su partido político. La histórica dirigente de derecha dio un paso al costado y le cedió el liderazgo de su agrupación a Jordan Bardella, un dirigente con sus mismas ideas pero sin el historial de tener un padre que colaboró con los nazis.

Bardella logró hábilmente convertir las elecciones europeas en un referéndum sobre la continuidad de Macron en el poder. Durante toda la campaña pidió una convocatoria a elecciones anticipadas en caso de que la derecha se impusiera en las elecciones.

Golpeado en todos los frentes, y luego de tener una merma de apoyo en junio de 2022 cuando su partido perdió las elecciones legislativas y perdió la mayoría absoluta que había tenido en la legislatura 2017-22, Macron está analizando dar un paso al costado.

Si bien le quedan 3 años de mandato y actualmente gobierna en coalición con el Partido Socialista y Los Republicanos, un triunfo de la derecha en el Congreso podría blindar completamente su agenda, e incluso podría tener que hacer un acuerdo de gobernabilidad con Le Pen.

En Francia el presidente suele cederle el cargo de Primer Ministro, una suerte de Jefe de Gabinete, al partido que tiene mayoría en el Congreso o que le brinda los votos para tenerla. Si en las elecciones que tendrán lugar el 30 de junio la formación de Le Pen se impone con una diferencia lo suficientemente grande, Macron podría tener que terminar dándole el cargo a alguien de Agrupación Nacional.

La propia Marine Le Pen afirmó que está preparada “para asumir el poder” si gana las elecciones legislativas convocadas para fin de mes. ”Estamos listos para asumir el poder si los franceses nos dan su confianza”, aseguró ante sus seguidores, tras la victoria electoral de este domingo.