Manuel Adorni, vocero presidencial de Casa Rosada, hizo una serie de anuncios en la conferencia de prensa del 29 de abril. Entre ellos hizo un reconocimiento de los pequeños y medianos empresarios de la Asociación de Emprendedores de Argentina (ASEA). Durante el debate sobre la ley Bases en comisiones, la organización presentó un compromiso en apoyo al proyecto de aumentar la cifra de empleados en sus empresas.

«Hasta el momento hay 350 empresas y 3500 emprendedores que se han sumado a esta iniciativa», afirmó Adorni. «Por supuesto esto no es ni más ni menos que la representación de la buena voluntad de los argentinos que trabajan, que generan trabajo, de los que sí saben pagar las cargas sociales todos los meses, lo que es pagar sueldos, lo que es el esfuerzo de llevar un emprendimiento, una empresa o cualquier otra cuestión que haga al crecimiento, a generar empleo y hacer de este un país mucho mejor del que conocemos», agregó el vocero.

Con el lema «un millón de pymes puede tomar a un millón de trabajadores«, la ASEA se comprometió a tomar más empleados si la ley bases se dictamina. El empresario fundador de ASEA y del Grupo Simpli, Ezequiel Calcarami, declaró en el canal La Nación + que «si la clase política nos acompaña con ciertos puntos y nos empiezan a dar ese contexto que necesitamos, nosotros desde el sector privado, todas las empresas, pymes, emprendedores, productores, también nos comprometemos a tomar un millón de empleos en cuatro años y llegar a un millón de empresas».

El sector empresarial busca la aprobación de cinco puntos. Entre ellos se menciona, tener una moneda estable con la cual no halla más de 1% de inflación mensual; modernización laboral que garantice un sistema que promueva la contratación de empleados y la formalización de empleos; menos tramites e impuestos: reducción y simplificación de la burocracia y de la presión impositiva (sobre todo en compañías nacientes), como también la reactivación de la «Ley de Sociedades por Acciones Simplificadas» (conocida como SAS).

Por otra parte, también se pide desregular la economía y defender la competencia para generar nuevas inversiones de capitales nacionales y extranjeros, y también un régimen de grandes inversiones con el fin de mejorar la infraestructura nacional. Con la creación de nuevas autopistas y calles y avenidas, los empleados pueden asistir a sus puestos de trabajo con mayor facilidad.

Entre los comentarios de los partidarios de la implementación de la ley Bases se encuentra Esteban Wolf, dueño de la fábrica de helados multinacional Chocorísimo. Wolf afirmó, «la diferencia está entre los que hacen que las cosas pasen y los que dejan que las cosas pasen». El empresario agregó, «es hora de actuar y comprometernos. Le pedimos a los emprendedores y pymes que acompañen esta iniciativa y a los políticos que se pongan de acuerdo en políticas que potencien a las empresas de todo el país».